La Oficina de Representación regional Veracruz Sur del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) reiteró las recomendaciones que se han dado ante la emergencia sanitaria, para el cuidado físico y mental del adulto mayor, tanto para prevenir el contagio de COVID-19 como alguna otra enfermedad.

El geriatra del Hospital General de Zona (HGZ) No. 8, en Córdoba, Juan Ramón García Díaz, compartió algunas medidas básicas de protección para evitar el contagio de COVID-19 en los adultos mayores, quienes son más vulnerables a este padecimiento, máxime si presentan alguna enfermedad crónico degenerativa.

El especialista consideró necesario que además de aplicar estrictamente las medidas sugeridas por las autoridades de salud respecto al aislamiento social, sana distancia, estornudo de etiqueta, lavado frecuente de manos, uso de gel y reforzar la higiene en el hogar, las familias deben contar con un plan de contingencia, es decir, determinar quién puede brindar la atención al adulto mayor en caso de que el cuidador principal se enferme; igual de importante contar con números de emergencia para saber a quién llamar en caso de alguna eventualidad.

Abundó que los datos personales del adulto mayor deben ser conocidos por el cuidador primario, así como los de quien lo atendería en caso necesario, como Número de Seguridad Social, tipo de sangre, padecimientos que presente, horarios y dosis de medicamentos, hábitos sanitarios, entre otros.

Apuntó que por el lado mental y emocional, la comunicación es la clave. Hay que mantener contacto con el adulto mayor, si se habita el mismo domicilio, tomarse el tiempo para escucharlo y platicar con él; caso contario, hacerlo con frecuencia vía telefónica, video llamadas o por mensajería instantánea.

“Es importante hacerle sentir que el confinamiento y aislamiento social es para su beneficio, tener detalles y consideraciones con este sector para evitarles la sensación de abandono, que puede conducir a cuadros depresivos que minan su estado inmunológico y con ello son más vulnerables a adquirir alguna infección”, comentó.

Entre otras medidas para el cuidado, sugirió no compartir utensilios y artículos con el adulto mayor, ya que lo más conveniente es que cada integrante de la familia cuente con sus propios platos, vasos y cubiertos, con especial cuidado de los destinados al uso de la persona de la tercera edad, y utilizar suficiente jabón y dosis moderadas de cloro para lavarlos.

Si el adulto mayor requiere ayuda en casa para el desplazamiento, alimentarse e incluso asearse, recalcó que quienes estén a cargo de estas actividades deben usar cubrebocas, mantener la sana distancia en la medida de lo posible, lavarse con frecuencia las manos con agua y jabón, toser o estornudar lejos de él y con la etiqueta respiratoria, además de mantener ventiladas las habitaciones; si usa silla de ruedas, bastón o andadera, sanitizarlos diariamente.

En caso de notar dolor de cabeza, muscular o articular, fatiga, escurrimiento nasal, alteración del estado de alerta, confusión o elevación de la temperatura corporal, evitar la automedicación y de inmediato ponerse en contacto con personal sanitario, quien determinará qué procede, ya sea mantenerlo en el hogar a la espera de atención médica, o bien, acudir a algún centro hospitalario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *