Por Juan José Enríquez

Se fue Igor…y Orizaba, ¿sin alcalde?

El próximo lunes, Orizaba podría amanecer con nuevo alcalde o sin él. Por ley debería existir esa figura. Ya sea el suplente o algún edil el que asuma esa responsabilidad.
Este viernes 5 de marzo, en la Sesión de Cabildo, el alcalde Igor Rojí quien desde el lunes estará de licencia en busca de la Diputación Federal, -ya sea como candidato o que impugne ante los tribunales electorales-, se despidió y reconoció a los miembros del Cabildo su nivel político en llevar bien las riendas del Ayuntamiento.

Este fin de semana, el Congreso Local tendría que llamar al suplente de Rojí, José Luis Spindola para que asuma esa gran responsabilidad, pero hasta este viernes, no se sabe nada de él. ¿Aceptará o no ser alcalde suplente? A lo mejor dijo que “suplente” ni de Dios, por eso no ha asomado la cara.

Pero lo que sí es cierto, es la actitud que ha tomado el alcalde, pues ya dijo que el lunes se va de licencia por 90 días. Lo que haga en ese lapso si es o no candidato, pues ya sólo él lo sabrá.
Los ediles de la Comisión de Hacienda, la síndica y el regidor primero, ya se han manifestado en ayudar al alcalde suplente en todo lo relacionado a las finanzas. Pero Rojí, no le ha dicho eso a su sucesor, si es que este en verdad está enterado de que tendría que asumir el cargo, pues de las charlas que tienen, sólo ellos dos saben.

Dice Rojí que el suplente tiene miedo a ser contagiado de COVID por estar en el rango de edad vulnerable. Pues a sus 68 años, también padece de una afección pulmonar. Y aunque le han dicho a Rojí, que le haga saber que se pueden hacer sesiones de Cabildo a través de las plataformas digitales, sin que se comprometa su salud, ufano, Rojí responde que no hay de qué preocuparse, que habrá alcalde el lunes.
¿Será acaso que no se va de licencia? Y todo es un teatro montado. Concluyo eso, porque se va y la firma de los cheques en el banco no fueron cambiados. La otra persona que tiene acceso directamente al cajón, es el Tesorero. Es más, ni el suplente, síndica ni el regidor primero, podrían hacer pagos.
La pregunta de si Orizaba, tendrá alcalde suplente o no, será hasta el lunes respondida.

A cada santo, le llega su día

El pasado jueves, se llevaron a cabo elecciones en el otrora sindicato de Los Trujeque. Exacto, el de los Electricistas. Luego de que la dirigencia nacional desconociera a Vicente García Trujeque como secretario general por otros seis años, se ordenaron nuevas elecciones, donde el nombre de Chente no apareció.
Tres fueron los contendientes, pero ganó José Luis Luna Luna.
El triunfo del operador de Distribución 2, fue un duro golpe para quienes estaban enquistados en el cargo.
Se dice que por la madrugada, un grupo armado quería privar de la libertad al nuevo dirigente. Pero sólo irrumpió su hogar, golpearon a su familia y a él. Si en verdad fueron sujetos armados los que lo tundieron a golpes, lo hubieran dejado como santo Cristo.
Tuvieron que pasar más de 10 horas para que el ganador diera su versión de los hechos. En ese lapso, no se presentó denuncia penal en la Fiscalía por los delitos que pudieran ser; amenazas, intento de secuestro, allanamiento, agresiones, etc. S más, se movía normal. No se notaba que le doliera alguna parte del cuerpo. Ni tampoco se notaba algún moretón en el rostro.
Hasta el cierre de La voz del reportero, no se tuvo conocimiento si hubo o no la integración de una Carpeta de Investigación o el número de la misma.
En la rueda de prensa, el nuevo dirigente de los electricistas, evadió hablar sí acudió ante el médico legista para que le levantara el dictamen por las lesiones que le dejaron quienes lo golpearon. Sólo se limitó a decir que se mantendrá en el cargo y no declinará en su objetivo de ser el nuevo secretario general de la Sección 84 del Suterm. Pero usted amable lector, tiene la mejor opinión. Buen fin de semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.