Por Juan José Enríquez

Cabildo virtual

Molestia ha causado entre algunos sectores que en Orizaba, el alcalde sustituto trabaje por control remoto. La llegada de José Luis Spíndola Soler a la Presidencia Municipal no ha sido tan buena. Pues no habrá alcalde de tiempo completo.
Esto porque el sustituto es vulnerable al COVID-19 y desde la toma de protesta, sus funciones serán en la modalidad virtual y todavía se establecerán ciertos documentos en dónde se le permitan hacer sesiones a través de la plataforma Zoom. Asimismo, la mayoría de las sesiones de Cabildo serán virtuales y pocas de manera presencial.

Regidores de licencia

Se esperaba que los regidores a través de sus comisiones atendieran a la ciudadanía y el trato fuera directo, pero tampoco. El Congreso autorizó las licencias a tres ediles. Emmanuel Gómez García, regidor primero pidió licencia del 5 de marzo al 14 de junio de 2021; Rocío Sosa Luna, regidora tercera, su licencia es del 7 de marzo hasta el 7 de junio; y Francisco José Aguilar Ramírez, regidor quinto, se ausentará del 6 de marzo al 7 de junio de 2021. Los tres buscan ser candidatos a diputados locales. Ya sea por la vía uninominal o plurinominal. Cabe recordar que el regidor cuarto Francisco Valdivia, ya está de permiso. Pero tampoco han sido llamados los suplentes. Pepe Arroyo, Manuel Ojea y Gabriela Calva Estupiñón. Ahora falta que estos quieran asumir el puesto de suplentes.

El Cabildo mocho

El Cabildo orizabeño sólo está conformado por el sustituto, la síndica Araceli Reyes y la regidora segunda Ana Teresa Aguilar.
Y ante tantas licencias, el sustituto no estaría legalmente respaldado por la Ley Orgánica del Municipio Libre. El día de la toma de protesta que fue el 8 de marzo, sólo estuvieron presentes la síndica Araceli Reyes Abarca, la regidora Ana Teresa Aguilar y el secretario Alfredo Hernández Ávila.
Al besamanos acudieron algunos directores y coordinadores de departamentos municipales.
La toma de protesta como alcalde suplente tendría inconsistencias de acuerdo con el desarrollo de su nombramiento, por lo que podría considerarse inválida según la Ley Orgánica del Municipio Libre, y Orizaba estaría sin presidente municipal.

La molestia

La inconformidad de algunos sectores es que no están de acuerdo que Igor Rojí dejara el cargo por espacio de 90 días para ir a buscar otro cargo de elección popular.
“No es posible que no haya concluido el cargo que le dio la ciudadanía en las urnas y ya ande buscando otro. Se fue sin rendir cuentas de su responsabilidad y ya anda pensando en lo siguiente”. Así lo expresó Alberto Flores Luna.
Y es que sin duda, los orizabeños no se merecen esa incertidumbre de que no se tomen en cuenta la gran responsabilidad que tienen al dirigir al pueblo.
También se hizo el llamado a los demás ediles a que tomen en cuenta de que ya están a punto de concluir la administración y esos temas no se deben tomar a la ligera, pues lo correcto sería que concluyan ese encargo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.