Home / Opinión / Miedoso, amenazador, moderno

Miedoso, amenazador, moderno

1.- Tal vez sarcástico, ofendido, vayan ustedes a saber por qué, el presidente Andrés Manuel López Obrador declaró en la conferencia mañanera: Me da gusto que le hayan otorgado la medalla Belisario Domínguez a Ifigenia Martínez, pero no voy a poder asistir, porque una senadora, Lilly Téllez, convocó a los demás legisladores a que me insultaran.

AMLO enviará a su paisano y flamante secretario de Gobernación, Adán Augusto López, porque no quiere exponer la investidura presidencial. Eso dice.

¿En verdad se pretende faltarle el respeto o es mero pretexto para no asistir al solemne acto? ¿Un presidente que tiene miedo?

(Decidan ustedes, amigos lectores, si es puro cuento, un simple mito o un vulgar mitote orquestado por sepa Dios quién y con qué oscuros propósitos).

2.- ¿Creen que la reforma eléctrica propuesta por el presidente López Obrador será aprobada por los diputados de MORENA y del PRI o no? Las cabezas visibles del partido tricolor, Alejandro Moreno y Rubén Moreira, no han dicho ni sí ni no, “sino todo lo contrario”, como dijera el clásico.

Por su parte, dirigentes y legisladores del PAN, Movimiento Ciudadano y PRD han expresado su rechazo contundente y juran y perjuran que votarán en contra.

Expertos en la materia aseguran que, de aprobarse, sería como volver al pasado, con repercusiones negativas para México en el ámbito internacional. Mientras el mundo en materia energética va en un sentido, el gobierno de la Cuarta Transformación insiste en llevar la contraria.

Veremos si funcionan las amenazas públicas de AMLO de que exhibirá a los diputados que no voten a favor de la multicitada reforma eléctrica o, en vez de ello, el efecto es contraproducente.

Hagan sus apuestas, señores.

3.- Aplausos para los asesores de imagen del presidente Andrés Manuel López Obrador porque al parecer por fin lo han convencido de vestirse más a la moda. Empezó a estrenar camisas de su talla, de colores más vistosos y distintas a las que usaba y que parecían de hace medio siglo.

Quizá quien logró el milagro no fueron los asesores de imagen sino su poderosa esposa Beatriz Gutiérrez Müller, aparentemente la única persona a la que el presidente todavía le hace caso.

El presidente parecía jovial y hasta moderno con su nueva vestimenta en la gira del pasado fin de semana, aunque el buen humor le duraría poco y mostraría otra vez su acostumbrado gesto de fastidio. Más se enfadó cuando, en Puebla, afectados por el huracán Grace lo encararon para reclamarle la falta de apoyos por parte del gobierno.

Le echaron a perder el día a nuestro popular presi. ¡No sean así de gachos!

También

Impulso a la Gobernanza Metropolitana, esfuerzo del alcalde Juan Martínez: Síndica

-Es un convenio signado por los tres órdenes de gobierno. -Córdoba, Amatlán, Yanga y Fortín …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.