El restaurante podría ser acreedor a una multa por violar el artículo 58 de la Ley Federal de Protección al Consumidor

Luis Ferral/La Red Informativa

Córdoba, Ver. – Una persona invidente identificada como Fernando Apan pianista con discapacidad visual fue víctima de discriminación en un establecimiento comercial ubicado en la avenida 3 y calle 5 del centro histórico de la ciudad de los 30 caballeros, donde acudió con el fin de degustar unas tortas que expenden en este establecimiento denominado El Borrego, pero los empleados le negaron el acceso debido a que era acompañado por su perro guía.

La gerencia y empleados argumentaron que no tenían espacio adecuado para el animal de servicio, que a diferencia de una mascota el perro guía se encuentra trabajando de acuerdo con lo establecido en el artículo 58 de La Ley Federal del Protección a los Derechos del Consumidor, que indica que no se puede negar el servicio ni cobrar cuotas extra por el perro guía.

Esta ley está establecida desde el 30 de abril de 2018, pero por ignorancia de los comerciantes y prestadores de servicio se presentan estos casos de discriminación y por este acto, el restaurante podría ser acreedor a una multa por la violación al artículo 58 de la Ley Federal de Protección al Consumidor.

En este tenor el Gobierno Federal establece en sus lineamientos publicados por el Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad el pasado 23 de abril de 2019 que:

Los perros guía son animales de servicio.

Los perros guía no son mascotas, son animales de servicio que desempeñan una labor de asistencia muy importante para las personas con discapacidad visual.

Los perros guía no son mascotas, son animales de servicio que desempeñan una labor de asistencia muy importante para las personas con discapacidad visual, ya que prácticamente se convierten en sus ojos, ayudándole a evadir una infinidad de obstáculos, que podrían representar un peligro.

Cuando encuentres a una persona con discapacidad visual acompañada de su perro guía, en la calle, transporte, o en algún lugar público, no acaricies ni ofrezcas comida al perro porque está trabajando, puedes distraerlo y provocar que cometa un error que podría ser de graves consecuencias para la persona con discapacidad.

Son seleccionados cuidadosamente, ya que no todos los perros cuentan con el temperamento adecuado para ser un perro guía y son entrenados por profesionales desde que son cachorros; están preparados para ser muy precavidos al andar en las calles, ya que su labor es evitar a toda costa que le llegue a suceder algún accidente a la persona con discapacidad y de ser así están dispuestos a dar la vida por sus amos. Además, en su entrenamiento se les enseña que no deben “hacer del baño” en cualquier lugar, buscan los lugares en donde hay tierra o pasto, respetando siempre sus horarios.

¿Sabías que las personas con discapacidad pueden ingresar con su perro guía a cualquier lugar público, incluyendo restaurantes?

El proveedor de bienes, productos o servicios no podrá negarlos o condicionarlos al consumidor por razones de género, nacionalidad, étnicas, preferencia sexual, religiosas o cualquiera otra particularidad.

Sería importante que esta información oficial sea referida a los encargados de los centros comerciales y establecimientos para evitar incidentes como el que se suscitó en Córdoba donde por ignorancia se cometen estos actos de discriminación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *