*Desde 2015 que se estableció lo “Blindaron” para decidir ellos el destino de los recursos

*Se han hecho solicitudes para aplicarlo en beneficio de la población y se niegan a ello

* A la fecha se cuenta con más de 30 millones de pesos aportados por los cordobeses

Luis Ferral/La Red Informativa

Córdoba, Ver. – Desde el año 2015 que se instauró el Fideicomiso de Parquímetros en la administración municipal de Tomás Ríos Bernal y posteriormente avalado y aprobado por la legislatura del Estado de Veracruz; y es desde esa fecha cuando en un inicio de contó con 35 equipos instalados en diferentes partes de la ciudad que empezó a funcionar gracias a la iniciativa del empresario Sergio Penagos García quien fuera el creador del trabajo jurídico.

En ese entonces la creación del Fideicomiso de Parquímetros fue modelo a seguir en país, ya que se prometió la participación ciudadana y la transparencia y el correcto ejercicio de los recursos obtenidos, y en este 202; seis años después de su creación se cuenta con poco más de 30 millones de pesos acumulados, pero lamentablemente para los cordobeses, los integrantes del fideicomiso se niegan a aplicar los recursos en las necesidades que se tienen en la ciudad.

Y es que desde su inicio se estableció que el fideicomiso podría aplicar recursos siempre y cuando existieran al menos tres representantes de la sociedad quienes deberán votar a favor de las propuestas recibidas, pero a la fecha a pesar de haber necesidades en Córdoba no se ha podido autorizar aplicar dichos recursos excepto para adquirir más equipos de cobro, como sucedió en 2019 cuando se destinaron 4 millones de pesos para la adquisición de 20 parquímetros más.

Hay que recordar que esta petición fue de los propios comerciantes y empresarios que vieron aumentadas sus ventas gracias a la movilidad en la zona comercial, además de destinar 3.5 millones de pesos para el embellecimiento de la calle 7 entre avenidas 1 y 4.

En la actualidad se han planteado propuestas de la adquisición de un hospital que sirva como centro de rehabilitación infantil y los menores no tengan que acudir a Orizaba a atenderse, misma que fue desechada, la compra del ex cine Olimpia para crear un auditorio municipal que también fue desechada, y los empresarios que deciden el destino del dinero aportado por los cordobeses solo quieren aplicarlo en baquetas para embellecer sus negocios en el primer cuadro de la ciudad.

Lamentablemente hay que recordar que hábilmente en 2015 se estableció junto con la administración municipal de Tomás Ríos y el grupo de empresarios que, por mandato de Ley, el contrato será irrevocable, así como establecerá medidas para garantizar la certeza jurídica y permanencia del modelo, es decir; se aplicó desde la administración de Tomás Ríos Bernal y las siguientes administraciones municipales.

Hoy que se cuenta con un recurso considerable, las autoridades municipales encabezadas por Leticia López Landero han solicitado diversas audiencias con los integrantes del Fideicomiso; Omar Kuri Dib, Jaime García Pontón, Rossana Sánchez Debernardi, Leonardo A Penagos García, Fermín Mateo Rodríguez, Isabel Martínez Mena, Jesús Rodolfo Domínguez Domínguez, Eduardo García González, Ramon Manuel Romano Sanz y Jorge Caram Lara, todos ellos empresarios quienes están formando parte de este fideicomiso desde sus inicios pero no han acudido al llamado donde se les plantearán las necesidades del municipio.

Hay que recordar que en las palabras de Penagos García en el inicio de la constitución del Fideicomiso estableció que, “El recurso no será propiedad del Comité, sino público. Nunca se convertirá en privado el recurso, siempre será público y en beneficio social”, pero ahora las acciones distan de ello, ya que a pesar de que se requieren acciones específicas en algunas áreas de la ciudad, el recurso sigue sin ser utilizado en beneficio real para la población cordobesa y solo ellos; los empresarios, quieren manejarlo y decidir en que se utilizará.

De esta forma es que el dinero que aportan los cordobeses al estacionar sus unidades en la vía pública lo manejan solo ese grupo de empresarios que se niegan a aplicarlo en otra cosa que no sea en beneficio de sus locales comerciales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *