Vicente Fernández y Misantla

Por: Juan Iván Salomón

Cada pueblo posee sus mitos y tradiciones. Misantla no es la excepción, Yaretzi López y este reportero viajaron la semana pasada a esta hospitalaria ciudad, donde se encuentra el icónico pozo de Nacaquinia –inmortalizado en una bella canción del Güero  Jesús Martínez Gil,  y en una película de María Félix y Pedro Infante, Tizoc–, del cual cuenta la leyenda que quien toma agua de allí, inevitablemente regresa para beber otra vez.

Bajamos para conocer y pasear por el río que lleva el nombre de la ciudad y el cual hace años causó destrucción al desbordarse por tremenda tromba.

Desde que partimos de Xalapa, por la Sierra de Chiconquiaco,   comenzamos admirando la zona boscosa de la orilla de la carretera, las nubes y precipicios, con algunas vacas y casas en  los verdes pastos, humedad y neblina semejando  paisajes europeos.

Al llegar nos enteramos que hace unos días también estuvieron en esta población varios periodistas de Xalapa, los mismos que antes visitaron Orizaba, como si, ¡como un duende!,  les siguiéramos los pasos… “para ver si tan solo eres mía o repartes tu amor en pedazos”.

Antes de llegar al río nos topamos con un buen amigo, quien hace años intentara alcanzar la presidencia municipal de su pueblo sin éxito, por aquello de que no le favorecieron las circunstancias, dijeran los clásicos de la política.

–Ni modo, así es esto, no siempre acceden los mejores a los cargos de elección popular –lo consolamos con cortesía.

Algunos le dan vuelo a la imaginación y lanzan historias descabelladas sin ton ni son con tal de llamar la atención. O tal vez mezclan verdades con mentiras. Otros quizás platiquen sin matices la cruda realidad. Es parte del folclore provinciano. Juzguen ustedes, amigos lectores, si este político misanteco les parece  serio o no.

Salió a colación la canción del Güero Gil, de los personajes distinguidos de la ciudad y de los visitantes famosos. Nos platicaron que hace años vino de incógnito un célebre cantante de ranchero, quien hoy se encuentra hospitalizado,  muy grave de salud.

–Sí mi buen amigo reportero, tal como lo oyes, aquí estuvieron nada más y nada menos que Vicente Fernández y su pareja extraconyugal. Anduvieron toda una tarde paseando por la ribera del río, agarrados de la mano. Él se cubría la cara con el sombrero para no ser identificado, pero bien que lo conocimos.

–¿Y la dama que le acompañaba también es famosa? ¿La reconocieron?

–No manches, güey. No venía con una mujer…

–¿Entonces? –se sorprende Yaretzi, nuestra eficiente y curiosa asistente. 

Con un tono que nos hizo sentir estúpidos, o por lo menos desinformados, el político misanteco nos clavó su penetrante mirada y con estudiada lentitud adoptó pose y gesto burlones:

–¿A poco de verdad no lo saben?, La Chenta es gay –respondió elevando el volumen de la voz y rematando con  ruidosa carcajada.

Yaretzi3322@outlook.com

Foto de El Heraldo de Martínez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.