Violencia de género aquí y en China

Por Juan Iván Salomón

La violencia de género ha existido siempre en todo el mundo. Recientemente  una célebre tenista china denunció a un ex -viceministro de su país por haberla violado durante años con la complacencia y complicidad de la propia esposa. Se generó un escándalo internacional. Sin embargo, para no ir muy lejos, aquí mismo tenemos casos escalofriantes de acosos y abusos sexuales contra mujeres y niños. Pocos son denunciados ante las autoridades, por vergüenza o por no confiar en los funcionarios encargados de la justicia. Los imputados salen de prisión con facilidad pasmosa y las víctimas quedan estigmatizadas.

Por voz de familiares y amigos de las víctimas y por éstas mismas, nos hemos enterado  de agresiones que quedaron impunes:

1.- Un hombre casado trató de seducir por todos los medios a su compañera de trabajo. Como fracasó en su intento, inventó e hizo correr el rumor de que la dama era lesbiana. Por ahí anda el tipejo como si nada.

2.- Un padre de familia se obsesionó con la maestra de su hijo. Fue rechazado y, en venganza, le fabricó una calumnia. Dijo que la maestra y el director de la escuela eran furtivos amantes. Se imaginarán el escándalo.

La propia Yaretzi López, nuestra crush, fue víctima de infame hostigamiento en su etapa de niña.

3.- Uno de sus tíos la perseguía a escondidas y llegó a tocarla por la fuerza cuando estaban solos en casa. Se armó de valor y, llorando, narró a sus padres su tragedia.

Además de ser maestra normalista, Yaretzi estudió ciencias de la comunicación y ha trabajado como reportera y correctora de estilo. Conoció un caso sucedido en una colonia de Xalapa:

4.- Un tipo violó por años a sus dos hijas. Las mantenía amenazadas de muerte para obligarlas a guardar silencio. La madre de las niñas dijo que nunca se enteró. Yaretzi sospecha que lo supo y decidió callar por ignorancia y miedo. Lo detuvieron por ultrajar a una vecinita. Sus hijas, para entonces mayores de edad, decidieron denunciarlo. Salió de prisión y quizás siga cometiendo abusos.

Muchas de las víctimas menores de edad a veces se quejan ante sus padres y no les creen. Resultan regañadas y tachadas de mentirosas. Se enteró Yaretzi de otra infamia:

5.- Un servidor público de cierto nivel fue sorprendido violando a un niño en un lote baldío. Lo arrestaron, movió influencias o sobornó a los policías y fue liberado.

6.- Un próspero empresario hostigaba a sus empleadas. Si no accedían a sus caprichos, las despedía y las acusaba de robo. Ninguna se atrevió a denunciarlo por temor a represalias y porque los trámites judiciales son lentos y la autoridad termina por darle la razón al abusador. Allí sigue con reputación de respetable personaje.

7.- Este reportero presenció cuando varios amigos convivían en un restaurante con vista a la calle. En eso uno dice excitado:

–Miren esa chava que va pasando, ¡qué pechos y glúteos tan apetecibles, Dios mío, préstamela un rato!

Todos voltearon a verla y uno de ellos dijo secamente:

–Es mi esposa.

Yaretzi3322@outlook.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *