He aquí posibles escenarios políticos para 2024 en Veracruz.

1.- Con toda la ventaja  de los programas sociales de la 4T más la decaída  o sobrada popularidad del presidente Andrés Manuel López Obrador y la ausencia de un candidato competitivo de sus opositores, MORENA gana la gubernatura.

2.- Si la coalición PAN-PRI-PRD postula a un Yunes rojo o azul o a cualquier otro y Movimiento Ciudadano participa solo, ambas fuerzas se quitarán votos y no conquistarán el triunfo. En esta tesitura, el beneficiario también es MORENA.

3.- Un remoto, no improbable,  escenario con posibilidades de éxito, sería una eventual alianza de PAN-PRI-PRD y Movimiento Ciudadano con un candidato capaz de unificar a los adversarios de AMLO, abanderando causas sociales, como inseguridad, pobreza, desempleo y otras.

Por MORENA han asomado la cabeza por lo menos dos potenciales aspirantes, Rocío Nahle y Sergio Gutiérrez Luna. Entre ellos se golpean hasta con la cubeta. Un tercero, Ricardo Ahued, ni se encarta ni se descarta.

¿Dante Delgado? También es opción viable.

En sondeo publicado hace días en Facebook mencionan a Juan Manuel Diez Francos, José Luis Lima Franco, Juan Javier Gómez Cazarín y otros. A muy pocas mujeres, por cierto.

De esta lista surgiría el próximo gobernador. También cabe la posibilidad de que no sea ninguno de estos.

Cambio de tema. El encarcelamiento del exgobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, el Bronco, vuelve a poner en el escaparate  las vendettas  entre políticos.

–En 1996 el presidente Ernesto Zedillo decide encarcelar a Dante Delgado. Transmite la instrucción a Patricio Chirinos y éste encarga el operativo a Miguel Ángel Yunes Linares, secretario de gobierno. Dante fue a parar a Pacho Viejo.

–Veinte años después el ya gobernador Miguel Ángel Yunes Linares emprende implacable cacería contra Javier Duarte, quien finalmente es detenido en Guatemala por la PGR.

–El mismo Yunes Linares lleva a prisión al exgobernador Flavino Ríos acusándolo de haber facilitado la fuga de su antecesor Javier Duarte.

Hoy pende filosa espada de Damocles encima de Yunes Linares y podría caer en prisión.

Similar riesgo se cierne sobre Cuitláhuac García si el próximo gobernador no es de MORENA.

–Y váyanse de espaldas, ni López Obrador se salvaría de ser vinculado a proceso aunque quizá no pisaría el reclusorio por su edad. Rebasará los 70 años cuando sea expresidente.

Con pasmosa facilidad pasan de arrogantes justicieros vengadores a humillados imputados… y emputados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.