• Al presidir la Segunda Reunión con secretarios de Desarrollo Agropecuario del país, el titular de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula, señaló que con el programa Producción para el Bienestar (PpB) se rebasó la meta en la entrega de apoyos para granos básicos, con cobertura de alrededor de cinco millones de hectáreas.

• Destacó que para mantener la producción de alimentos en el país se impulsan esquemas de reconversión productiva con cultivos de ciclos más cortos y mayores niveles de tolerancia al estrés hídrico y bajas temperaturas.

• El presidente de la Asociación Mexicana de Secretarios de Desarrollo Agropecuario (AMSDA), Jaime Montes Salas, sostuvo que se trabaja para disminuir el impacto externo en las cadenas productivas, mediante el aprovechamiento sustentable de los recursos naturales, bienes públicos y adelantos tecnológicos.

La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural avanza de manera oportuna en la entrega de fertilizante gratuito para fortalecer la capacidad productiva de los agricultores de pequeña escala e impactar en el aumento de la producción de granos básicos, expuso el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula.

Al presidir la Segunda Reunión con secretarios de Desarrollo Agropecuario, el funcionario federal informó que el programa Fertilizantes para el Bienestar registra en los nueve estados donde opera este año un avance de 98 por ciento en cobertura de hectáreas, con 793 mil 231 respecto a la meta programada de 800 mil.

Por número de beneficiarios, dijo, se registra un avance de 87 por ciento, con 606 mil 077 agricultores de 700 mil considerados, y la entrega de 236 mil 845 toneladas de urea y DAP, lo que representa el 67 por ciento de cumplimiento de la meta establecida en 352 mil toneladas.

En la meta de producción de granos básicos, con el programa Producción para el Bienestar (PpB) se ha apoyado alrededor de cinco millones de hectáreas, en favor de un millón 460 mil 153 productores y una inversión de 10 mil 601.2 millones de pesos, anotó el titular de Agricultura.

Villalobos Arámbula expuso que para mantener la producción de alimentos en el país se impulsan esquemas de reconversión productiva con cultivos de ciclos más cortos y mayores niveles de tolerancia al estrés hídrico y bajas temperaturas.

Ante integrantes de la Asociación Mexicana de Secretarios de Desarrollo Agropecuario (AMSDA), Villalobos Arámbula resaltó que, para otros cultivos y productores de mediana escala y de superficies mayores, se eliminó la tasa compensatoria de importación de 164 dólares por tonelada de sulfato de amonio, lo que propició una disminución de 60 por ciento en su precio y, con datos al 31 de julio, se registra la importación de 440 mil toneladas de un millón autorizadas.

Afirmó que en la meta de reserva de 800 mil toneladas de maíz, incluida en el Paquete Contra la Inflación y la Carestía (Pacic), se cuenta con alrededor de 460 mil toneladas, equivalente al 57 por ciento de avance, mientras que el programa Precios de Garantía estimula la producción de maíz y frijol de 32 mil 704 agricultores de pequeña escala.

El titular de Agricultura subrayó que el Producto Interno Bruto (PIB) del sector primario registró en el primer semestre del año un crecimiento del 1.7 por ciento, mientras que la balanza comercial agroalimentaria presenta un superávit de casi cinco mil millones de dólares, con exportaciones récord por más de 26 mil millones de dólares.

Refirió que para este año se prevé una producción de alimentos superior a las 300 millones de toneladas; en particular el volumen de los 13 principales productos agrícolas de consumo aumentará 4.6 por ciento, expresó.

El presidente de AMSDA, Jaime Montes Salas, reconoció el trabajo de todos los actores del sector primario, a través de la medición de las capacidades productivas por entidad, para enfrentar el panorama de inflación y aumento en el precio de los insumos a nivel global.

El también secretario de Agricultura, Pesca y Alimentación de Sinaloa sostuvo que se trabaja para disminuir el impacto externo en las cadenas productivas, mediante el buen uso de los recursos naturales, bienes públicos y optimizar los adelantos tecnológicos.

Estamos orgullosos del sector que creció en medio de la pandemia y el conflicto bélico y, comprometidos para, entre todos, dar resultados, ya que tenemos capacidad de ser autosuficientes en maíz (blanco) y buscar todos los días la calidad de los alimentos, con la vinculación de los centros de investigación para logrará una agricultura inteligente y de precisión, a afecto de mitigar los efectos del cambio climático, asentó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.