Es privilegio del periodista  moverse  libremente en todos los terrenos, visitar el cielo y el infierno, entrevistar a Dios o al diablo con neutralidad,  imparcialidad e independencia. Señalar y criticar errores y reconocer o elogiar aciertos, sin ello significar ubicarse a favor o en contra de alguien.

 Me he reunido y hablado con suspirantes y aspirantes a la gubernatura sin distingo de partidos y les he preguntado de sus pretensiones políticas. Unos han aceptado su legítimo deseo, otros lo niegan o se salen por peteneras como solía decir el columnista Froylán Flores Cancela.

Hace semanas el diputado Pepe Yunes Zorrilla desayunó con colegas de la ACOVER, presidida por Melitón Morales Domínguez, y expresó su propósito de   construir una candidatura desde el PRI en alianza con otros partidos. Y precisó que si surgiera uno mejor posicionado, lo apoyaría.

Un domingo asistí a un desayuno del diputado Sergio Gutiérrez Luna con periodistas del Grupo de los Diez, coordinados por Sergio González Levet, y también declaró, sin ambages, su participación en un proyecto nacional, encabezado por Adán Augusto López Hernández, secretario de Gobernación, para la presidencia de la república y él, Cheko, para gobernador de Veracruz. ¡Pácatelas!

Otro día, el presidente municipal de Xalapa, Ricardo Ahued Bardahuil, fue entrevistado por comunicadores y no se encartó ni se descartó. Eso sí, expresó su simpatía por Rocío Nahle García, secretaria de Energía y aspirante a gobernadora.

El senador Julen Rementería también se lanzó al ruedo y anunció ante periodistas un recorrido por el estado para exponer sus propuestas en pos de  la gubernatura.

Apenas la semana pasada, Marcos Salas Contreras charló con reporteros y se declaró aspirante a candidato independiente a gobernador.

Este sábado, le preguntaron a Javier Herrera Borunda, hijo de ya saben quién, si aspira a la gubernatura y respondió que por el momento no. Y durante el acto de toma de protesta de la Asociación de Regidores del Partido Verde, celebrado en un hotel de Xalapa, escuché curiosos comentarios entre los asistentes:

–El hijo de Miguel Ángel  Yunes no pudo ser gobernador. El de Fidel Herrera sí lo logrará.

Héctor Yunes Landa desayunará y comerá mañana martes con periodistas en Xalapa y segurito le preguntarán si pretende ser gobernador. Veremos y escucharemos qué dice.

Es necesario que más mujeres alcen la mano y hablen. Hasta ahora, Rocío les lleva ventaja.

¿Por quién de éstos  votarían ¿Por ninguno? Sugieran más nombres, estimados lectores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.