Redacción/La Red Informativa

Córdoba, Ver. – El presunto intento de “levantón” del que se dijo ser víctima Christian Fernando Romero Cruz, conductor del auto de alquiler número 408 que puso en alerta y activó a las autoridades policiacas el pasado lunes al medio día, no fue otra cosa mas que una mentira del ruletero que se niega a cumplir con una deuda luego de que desbarató un taxi en aparente estado de ebriedad y ahora no quiere pagar los daños causados a su anterior patrona.

Es por ello por lo que el irresponsable taxista montó un teatro y dijo que un hombre y una mujer lo habrían intentado privar de su libertad afuera de la tienda Yepes del bulevar Tratados de Córdoba, situación que fue falsa e incluso logró engañar a los policías que acudieron en su auxilio ya que la realidad fue que trató de evadir su responsabilidad debido a que este desbarató un taxi y posteriormente se negó a la reparación de daños quedando mal con quién fue su patrona durante el tiempo que le trabajó como taxista.

De acuerdo con la información proporcionada por la víctima, cuyo nombre se omite por cuestiones de seguridad debido a que el taxista ahora la señala como presunta secuestradora, ella dio a conocer cómo ocurrieron realmente los hechos.

Fue alrededor de las 13::00 horas del pasado lunes cuando la afectada cuya identidad se omite en todo momento debido a que teme por su integridad física ante los señalamientos infundados por el taxista del 408, al dirigirse hacia el puerto de Veracruz, pasó a la gasolinera situada en el boulevard Tratados de Córdoba, a lo que relata; “me encontré con la persona que conduce el taxi 408 el cual desde hace tres años tiene un adeudo con mi persona y se ha venido negando a pagar, incluso se esconde y cambia de domicilio cada que lo busco, por lo que me es imposible localizarlo”.

Por tal motivo, el día de los hechos al encontrárselo en los servicios sanitarios le hizo saber que requería del pago, sin embargo él contesto con amenazas y risas “que no me pagaría, pues como no había firmado nada que le hiciera como quisiera”, posteriormente empezó a realizar diversas llamadas a personas que la afectada desconoce y al volver a tratar de arreglar las cosas le sugirió le firmara un pagaré por el adeudo y así garantizar el pago, para lo cual le solicitó a su hijo fuera a su casa por el documento (pagaré) para la firma.

“Cuando mi hijo volvió con el documento, esta persona “supuesta víctima” para no firmarlo salió corriendo y gritando una serie de cosas y al ver que se iba me retiré del lugar”.

La concesionaria dijo dedicarse a trabajar de manera honesta y en ese momento se dirigía con su familia a realizar actividades personales, por lo que posteriormente se enteró de que el taxista realizó declaraciones fuera de lugar y sin sustento.

Por tal motivo es que ahora aclara esta situación donde se ve involucrada por las mentiras del taxista que se difundieron en diversos medios y redes sociales poniendo en entredicho su integridad como mujer trabajadora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.