No presumo de pitoniso o adivino, ni de poseer poderes extraordinarios, solo expongo análisis, conjeturas y conclusiones basadas en la observación de hechos y escenarios posibles. En ocasiones anteriores he acertado y espero no sea la excepción esta vez.

Aquí van estos vaticinios para el próximo año:

1.- Delfina Gómez, de Morena, gobernadora del Estado de México.

2.- Rocío Nahle García no será candidata y si lo es, perderá la elección.

3.- Morena confirmará a Claudia Sheinbaum como su candidata presidencial.

4.- Un Yunes será candidato a gobernador de Veracruz.

5.- Cuitláhuac García Jiménez no renunciará a la gubernatura.

6.- Movimiento Ciudadano terminará por apoyar al candidato de la alianza PAN-PRI-PRD en Veracruz.

7.- El presidente Andrés Manuel López Obrador sufrirá un quebranto de salud. Hasta aquí los augurios para el 2023.

El 2 de enero de este año, escribí lo siguiente en esta columna, publicada en diversos medios de comunicación digitales e impresos, lo cual mucho agradezco a los colegas directores:

 –Andrés Manuel López Obrador no se va a su rancho “La Chingada”, porque en la consulta de revocación de mandato, la mayoría votará para que continúe como presidente. Acerté.

–La pandemia seguirá igual o peor. Por desgracia también atiné. Las autoridades están recomendando volver al uso del cubrebocas por la incontenible y creciente oleada mundial de COVID que ya tenemos encima.

–Aumentará la inseguridad. No se han dado a conocer las cifras oficiales de diciembre, pero según los datos oficiales revelados hasta noviembre, el número de homicidios dolosos es de más de 137 mil, más que los cometidos en los primeros cuatro años de Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón. ¿Alguien cree que ha disminuido la violencia?

–Dije también que aumentarían el desempleo y la pobreza. Tampoco me equivoqué. Revisen datos del INEGI.

–Estimé que, a diferencia de Hipólito Rodríguez, el alcalde Ricardo Ahued no iba a incurrir en subejercicio presupuestal. Y así fue.

–Anticipé que, pese a los rumores, el gobernador Cuitláhuac García no pediría licencia para separarse del cargo. Y ahí lo tienen… tan campante como Johnnie Walker.

–Asimismo, aunque muchos tomen a chunga las fantasiosas aspiraciones del presidente López Obrador al Premio Nobel de la Paz, auguré que no se le cumpliría su sueño, muy legítimo, por cierto, aunque él no lo admita públicamente.

Sin creerme un Nostradamus reencarnado, también se cumplirán mis pronósticos del 2023. ¡Feliz año nuevo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *