Redacción/La Red Informativa

Culiacán, Sinaloa. – Este jueves Culiacán amaneció en medio de balas, fuego y pánico luego de que fuerzas federales capturaran a Ovidio “El Chapito” Guzmán, hijo de Joaquín Guzmán Loera, escondido en una casa, lo cual desató el infierno en esta zona del país.
Ovidio Guzmán está catalogado como uno de los principales traficantes de fentanilo a EU y ya había sido capturado en octubre de 2020, pero fue liberado por órdenes del presidente Andrés Manuel López Obrador.
El operativo se realizó con un helicóptero artillado de la Secretaría de Marina que atacó varios objetivos con armamento pesado en la comunidad de Jesús María, además algunas calles de Culiacán han sido bloqueadas con autos y tráileres incendiados.
Los enfrentamientos se han extendido a Los Mochis y otros municipios de Sinaloa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *