¿SE  TAMBALEA SHEINBAUM?

Por Juan Iván Salomón

–Con este accidente de la Línea 3 del Metro en Ciudad de México se le cayó la candidatura presidencial a Claudia Sheinbaum. El ganón será Adán Augusto López, secretario de Gobernación.

–No lo creo. López Obrador no cambia de opinión tan fácilmente. La defenderá y protegerá a ultranza. Ya lo verán.

Comentarios similares se escucharon tan pronto los noticiarios de televisión y las redes sociales dieron a conocer el choque de trenes del sábado.

¿Ustedes qué opinan, amables lectores? Coincidimos.

CUIDEN A SUS MASCOTAS

Hace unos días, una señora denunció que se llevó desagradable sorpresa al descubrir que en una taquería del Sumidero, en Xalapa, le vendieron tacos de perro. El dueño del expendio reaccionó negando el hecho y exigió a su clienta retractarse porque sus ventas disminuyeron considerablemente ante la desconfianza generada por la denuncia. Al parecer, las cosas hasta ahí quedaron.

La discusión, sin embargo, persistirá y en sí no sabemos si mintió la clienta o mintió el taquero.

Por si las dudas, no descuiden a sus perritos. No sea la de malas que los conviertan en apetitosos tacos al pastor.

Y NO ERA CABRITO…

El abuelo de la reportera Yaretzi López nos narró la siguiente historia ocurrida hace años:

Viajó de vacaciones el hombre a la ciudad de Iguala, Guerrero, donde visitó a unos amigos y fue atendido a cuerpo de rey.

–Bienvenido, don Jacobo. He preparado personalmente la comida. Desde la muerte de mi adorable esposa, yo mismo cocino, porque vivo solo. Mis hijos crecieron y se fueron pal’ otro lado –dijo henchido de orgullo su amigo don Custodio Ventura.

Saborearon un exquisito pozole blanco con tortillas recién hechas a mano por una vecina de don Custodio. El viudo nunca quiso aprender a hacer tortillas.

–Adivine, don Jacobo, de qué es la carne que estamos comiendo, que, por lo visto, le ha gustado mucho.

–Mmmm. No sé. Parece conejo o pollo. Porque no es cerdo ni res –dijo pausadamente don Jacobo, que en su juventud había sido cazador aficionado en el cálido Uxpanapa veracruzano y conocía perfectamente el sabor de la carne de monte, sobre todo, de venado, tepezcuintle y armadillo–, ¿es cabrito, amigo don Custodio?

Don Custodio se dirigió, sonriendo, a un tercer amigo presente en el convivio y le pidió amablemente:

–Compadre Nicandro, dígale por favor a don Jacobo, de qué es este delicioso potaje. Dígale la verdad y no lo va a creer, verdad de Dios.

Sin titubear, el compadre Nicandro respondió:

–Es de gato. Pozole de gato. Je, je.

(Quizá uno de esos duendes que modificaron la iniciativa de reforma de las leyes secundarias de López Obrador o los chaneques de Santiago Tuxtla que espantaron a Yaretzi, se introdujeron en la computadora de este reportero y mutilaron el crédito de la columna de la semana pasada. El nombre de “Juan Iván” lo redujeron a “Juan Salomón”. Una disculpa, amables lectores).

yaretzi3322@outlook.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *